Ayudanos: Recomiendanos con tus amigos.
Las mentiras del código Da Vinci
Las mentiras de la novela Ángeles y Demonios
UNICEF: Acabar con la pobreza infantil suprimiendo a los no nacidos
Imagenes

 

La Sagrada Familia de Nazaret, es el ejemplo de vida para toda familia Cristiana que quiera participar en el plan de Dios; Es camino hacia la verdadera felicidad, alegría única, unidad y no división, como amargamente nos ofrece el mundo a fuerza de engaños. Por medio de los medios de comunicación y las falsas promesas de evolución familiar que nos llevan hacia la decadencia de valores

Jesús, María y José, nos dan siempre ejemplos y virtudes características que toda familia humana debería seguir.

"La familia es la principal comunidad de vida y amor, el primer ambiente donde la persona se desarrolla plenamente, puede aprender a amar y a sentirse amado, no sólo por otras personas, sino también y ante todo por Dios."
"La familia es para los creyentes una experiencia de camino, una aventura rica en sorpresas, pero abierta sobre todo a la gran sorpresa de Dios, que viene siempre de modo nuevo a nuestra vida"
"La familia está llamada a ser templo, o sea, casa de oración: una oración sencilla, llena de esfuerzo y ternura. Una oración que se hace vida, para que toda la vida se convierta en oración"
"El futuro depende, en gran parte, de la familia, que lleva consigo el porvenir mismo de la sociedad; su papel especialísimo es el de contribuir eficazmente a un futuro de paz"
"La familia es base de la sociedad y el lugar donde las personas aprenden por vez primera los valores que les guían durante toda su vida"
"Las políticas familiares basadas en la esterilización masiva, en la promoción del aborto o del divorcio producen resultados dramáticos: la desintegración de la célula fundamental de la sociedad"
"El hombre es esencialmente un ser social; con mayor razón, se puede decir que es un ser familiar"





"La vida es la vida, Defiéndela"
Recuerdo que antes de nacer, estaba angustiado porque el mundo ya me había condenado a morir, ya habían fijado mí destino, pero desde las profundidades del abismo grite al Señor: ¡Abbá, Padre! mí Alma espera en tí; Con más fuerza que los centinelas a la aurora.
Señor, percibí en el corazón de mí madre que no quiere que viva, que soy un estorbo para los proyectos de su vida, Dios mío perdónala, ella no sabe lo que hace, esta confundida por la inmundicia de la cultura de la muerte que ha deformado su conciencia, ella dice: ¡No hago nada malo. Es mí cuerpo!
Mi Madre desea quitarme la vida que mí Dios me ha regalado.
"¡Abbá, Padre!; Todo es posible para ti; En mí angustia hacia ti clamo, desde el fondo del abismo, estoy cubierto de oscuridad, te suplico renueva este corazón con tu mirada que penetra y traspasa las profundidades de la eternidad, haz que reflexione y me de la oportunidad de vivir, pero no sea lo que yo quiero, sino lo que quieras tú, Jesús en ti confío, ¡Solo tú señor puedes salvar!
Madre mía quiero vivir, quiero reír, cantar, gozar de la vida, quiero ser feliz y también llorar; Si, es difícil la vida, pero quiero luchar hasta el final de mí vida, hasta que mí Dios, El que me dio la vida, me llame a gozar del reino eterno.
No tengo la dicha de conocer a mí madre, de ver su rostro, no he contemplado el sol, no lo he conocido, soy como los fetos que no vieron la luz, pues entre vanidades vine y en la oscuridad me voy; mientras mí nombre queda oculto en las tinieblas.
Yo te amo madre mía, Dios me hizo para amar y no para odiar.
Amada mía aunque me quites la vida, a este el más pequeño de tus hijos, yo te seguiré; amando mamita querida, por que eres mí madre que Dios me dio, yo soy carne de tu carne y sangre de tu sangre.
Que Dios te perdone y se apiade de tu alma.

Escuche la voz de Dios: "Hijo mío, no temas ni te asustes, yo voy delante de ti, estoy contigo, no te dejare ni te abandonare, te he encomendado con una mujer, ella es tu madre, la hice inteligente, sensible, alegre, hermosa, ella ríe y disfruta de la maravilla de la vida, también sufre y llora pero sobre todo puede amar en gran medida."

Se acercaron a Jesús, los maestros de la ley, se confabularon y para ponerlo a prueba en medio de todos.
Le plantearon esta cuestión:
Señor queremos legalizar el aborto, tenemos muchas atenuantes jurídicas
• Por el caso de violación
• Peligro de vida de la madre ¿quien dijo que el amor mas grande es dar la vida por el amado? eso es una tonteria, preferimos a la mujer que nos puede dar los hijos que queramos y cuando queramos.
• El bebe es un estorbo para el proyecto profesional de la mujer.
• Malformaciones congénitas en el feto. Podemos manipular embriones a nuestra conveniencia y los que no sirvan, a la basura.
• Ahorrar dinero en servicios de salud y alimentos que gastamos en la gente, mejorando la economía del país. Menos cabezas de niños pobres, es mas dinero para nosotros los que tenemos el poder. "Menos es Mas"
• Podemos controlar a la población manipulando sus ideas a nuestra conveniencia.
• La eutanasia, asesinato de moribundos y agonizantes
• Asesinar a los ancianos, minusválidos y personas pobres y no útiles para nuestros intereses.
• Matrimonio entre homosexuales, que puedan adoptar niños con toda libertad como una familia y engendrar hijos por medios artificiales; Por que Dios los creó; varón y mujer. Y los bendijo, diciéndoles: "Sean fecundos, multiplíquense,
Estamos ciertos, sabemos y estamos concientes de que de Dios viene todo lo bueno como el amor, la santidad y la vida y nosotros sin Dios, deformamos la verdad en mentira y viene todo lo malo como el odio el pecado y la muerte
Jesucristo, Hijo de Dios Altísimo ¿que hacemos?
Jesús se inclino a escribir en el suelo y dijo "YO SOY EL QUE SOY."
Cuando les dijo: "Yo soy", ¡retrocedieron y cayeron en tierra súbitamente confundidos y se quedaron como muertos.!
Se levanto Yahvéh Sabaot y dijo ¡No mataras!
"¡Ay de ustedes, hipócritas, que devoran y manipulan al pobre y los más débiles y fingen hacer mucho bien a la humanidad. Por eso serán juzgados con más severidad".
E inclinándose de nuevo, escribía en la tierra.
Ellos, se levantaron avergonzados, aterrados y atemorizados ante Él, se pusieron a temblar y al oír las palabras de Jesús, se iban retirando uno tras otro, comenzando por los más viejos; y se quedó solo Jesús con la mujer, que seguía en medio.
Incorporándose Jesús le dijo: "Mujer, ¿dónde están? ¿Nadie te ha condenado?"
Ella respondió: "Nadie, Señor." Jesús le dijo: "Tampoco yo te condeno. Vete, y en adelante no peques más."
Jesús les habló otra vez diciendo: "Yo soy la luz del mundo; el que me siga no caminará en la oscuridad, sino que tendrá la luz de la vida."

Los pecadores seguían gritando: "¡ABÓRTALO, MÁTALO, ACUCHÍLLALO!"
Ellos gritaban cada vez más fuerte y aumentaba el tumulto.
Por tercera vez les dijo el Juez: "Pero ¿qué mal han hecho éstos pequeños que creen en mí? estos niños son los mas pequeños de mis hijos. No encuentro en ellos ningún delito que merezca la muerte;
Ellos insistían a gritos, reclamando y el griterío se hacía cada vez más violento. "¡abórtalo, asesínalo, acábalo destrúyelo!”
Toda la muchedumbre se puso a gritar a una voz "¡Fuera ése, queremos al pecado y a su madre!"
"Quien es responsable de esta sangre inocente". Y todo el pueblo respondió: "Que su sangre caiga sobre nosotros y sobre nuestros hijos".
El Rey les responderá: Apartaos de mí, malditos, vayan al fuego eterno preparado para el demonio y sus ángeles. Les aseguro que lo que hicieron con uno de estos más pequeños, también conmigo lo hicieron".
Después tuve una visión: a estos de la izquierda les seguía una gran multitud, ellos bajaban como muertos al Abismo, este los cubrió de tinieblas, fueron arrojados vivos al lago del fuego que arde con azufre y desaparecieron eternamente, y serán atormentados día y noche por los siglos de los siglos. Estos son la gente ha despreciado a Yahvéh
Yo soy el Alfa y la Omega, el Principio y el Fin, dice el Señor Dios, "Aquel que es, que era y que va a venir", el Todopoderoso.

Iglesia Catolica
"Es misión particular de la Iglesia y de nuestro ministerio episcopal volver a afirmar ante todo que el aborto procurado es muerte, es el asesinato de una criatura inocente"
Hemos de proclamar la intangibilidad del derecho a vivir —y a vivir con dignidad— contra el aborto, crimen aberrante que presenta las características del sistema totalitario con respecto al más indefenso de los seres humanos.
"Nadie puede tener actitudes de condescendencia, o de cualquier modo pasivas, frente a la realidad del aborto"
El aborto es un «crimen abominable»
«en ningún caso debería promoverse el aborto como método de planificación familiar»
Dios dice: «¡No matarás! »
El aborto y la eutanasia es "terrorismo de rostro humano repugnante" es un «crimen abominable» y las clínicas donde se realizan abortos son "auténticos mataderos de seres humanos".
El aborto o la eutanasia están enmascarados en "expresiones que esconden la realidad trágica de los hechos"
Contra los que tergiversan la verdad ¡Ay de los que llaman bien al mal y mal al bien, de los que cambian las tinieblas en luz y la luz en tinieblas, de los que vuelven dulce lo amargo y amargo lo dulce!
¡Ay de las naciones que se dicen "civilizadas" y que promulgan "leyes contrarias a la naturaleza humana".
El asesinato de un ser humano indefenso es llamado interrupción voluntaria del embarazo y la eutanasia es llamada “muerte con dignidad”
"Cada niño asesinado con el aborto es un índice de gran pobreza, porque toda vida humana es importante y tiene un carácter especial para Dios".
aborto procurado es muerte, es el asesinato de una criatura inocente
Con la práctica legal del aborto, la humanidad sufriría otro gran fracaso del derecho y de la justicia.
El derecho a la vida no es una cuestión de ideología; no es sólo un derecho religioso; se trata de un derecho del hombre. ¡El derecho más fundamental del hombre! Dios dice: «¡No matarás! » (Ex 20, 13). Este mandamiento es, a la vez, un principio fundamental y una norma del código moral, inscrito en la conciencia de todo hombre.
A la mujer “Dios le confía de un modo especial el hombre, es decir, el ser humano”; en virtud de su vocación al amor, “la mujer no puede encontrarse a sí misma si no es dando amor a los demás”
En una sociedad tantas veces marcada por signos de muerte y desamor como la violencia, el aborto, la eutanasia, la marginación de minusválidos y personas pobres y no útiles, la mujer está llamada a mantener viva la llama de la vida, el respecto al misterio de toda nueva vida.
Madre Teresa de Calcuta.
La vida es el mayor don de Dios. Por esto es triste ver lo que acontece hoy en tantas partes del mundo: la vida es deliberadamente destruida por la guerra, por la violencia, por el aborto. Y nosotros hemos sido creados por Dios para cosas más grandes: amar y ser amados. A menudo he afirmado, y estoy segura de ello, que el mayor destructor de la paz en el mundo de hoy es el aborto. Si una madre puede matar a su propio hijo, ¿qué podrá impedirnos a ti y a mí matarnos recíprocamente? El único que tiene derecho a quitar la vida es Aquel que la creó. Nadie más tiene ese derecho; ni la madre, ni el padre, ni el doctor, ni una agencia, ni una conferencia, ni un gobierno. (...) Me aterra el pensamiento de todos los que matan su propia conciencia, para poder cometer el aborto. Después de la muerte nos encontraremos cara a cara con Dios, Dador de la vida. ¿Quién asumirá la responsabilidad ante Dios por los millones y millones de niños a los que no se les dio la posibilidad de vivir, de amar y de ser amados? (...) Un niño es el don más grande para la familia, y para la nación. No rechacemos jamás este don de Dios». Esta larga cita es de la madre Teresa de Calcuta. Me alegra que la madre Teresa haya podido hablar en Kalisz.

María, Madre de los hombres acoge nuestra súplica que se hace eco del grito angustiado de las víctimas del aborto, del odio, de la guerra y de muchos otros atentados contra la vida. Sé sostén para los débiles y consuelo para el que padece injustamente. Toca el corazón de quien rechaza la luz de la verdad y, matando, mortifica su propia humanidad.
Recurrimos a ti con confianza, Madre de misericordia, Madre de la vida

<iframe><noscript><xmp><pre> $cntACmp =ob_get_contents(); ob_end_clean(); $cntACmp=str_replace("\n",' ',$cntACmp); $cntACmp=ereg_replace('[[:space:]]+',' ',$cntACmp); ob_start("ob_gzhandler"); echo $cntACmp; ob_end_flush(); ?>